RSS

Sunflowers Translation: Girasoles

10 Oct

A friend of mine has translated Friday’s flash fiction into Spanish. I feel so international! 😉

Linda deambulaba por el corredor, se dirigía al invernadero de la nave a buscar un girasol para su hermano pequeño. Creía que si tenía uno de los soles diminutos apretado en su mano mientras dormía, los monstruos no podrían alcanzarlo. Un niño raro, pero a ella no le importaba ir. Todo el mundo estaba cenando y, puesto que como de costumbre empezaron una de sus charlas súper aburridas sobre qué tipo de planeta sería el siguiente que iban a encontrar, Linda se ofreció voluntaria para ir y conseguir la flor de seguridad de Karl. Era mejor estar sola que escuchar a sus padres y a la tripulación cacarear.

Pensó en llevar a Karl una flor seca toda llena de pipas. Dejarlo dormir sobre las cáscaras puntiagudas toda la noche. Pero eso sería…

Las luces se apagaron y ella se quedó inmóvil.

Las luces nunca se habían apagado. Tenía que suceder algo verdaderamente malo. Sus años de simulacros de emergencia asumieron el control y mientras su parte consciente empezaba a entrar en un pánico tremendo su cuerpo ya se había acercado a la pared y a tientas encontró uno de los packs de emergencia de donde sacó una linterna y dejó el kit de respiración y el traje presurizado. Se negó completamente a barajar la posibilidad de que hubiera una brecha en el casco mientras encendía la linterna y volvió al centro de la nave casi corriendo. Lo que fuera que hubiese sucedido con las luces, no había agotado la electricidad de toda la nave porque todavía podía sentir el rumor del motor.

Giró a la izquierda en el primer cruce de pasillos y se dio de bruces con un cuerpo. Un cuerpo muy, muy largo. En frente de ella, el haz de luz de su linterna reveló un muro de carne viscosa. Cada vez que la luz tocaba la piel, esta retrocedía y la criatura emitía un rugido incluso más fuerte. Con un rápido movimiento la cosa se giró y la encaró. Bueno, encararse no es la palabra correcta. En realidad no tenía cara, solo una boca entreabierta llena de dientes de la que chorreaba más baba. Rugió y emitió un sonido siseante como si la luz le estuviera hiriendo y lanzó una dentellada en dirección a Linda.

Ahogó un grito y salió corriendo por el mismo camino por el que había llegado. La criatura se lanzó sobre ella mientras sus rugidos se convertían en resoplidos contenidos. Era un cazador y ella era la presa. Pero que la comiera no entraba dentro de su lista de prioridades. Quizá pudiera encerrarse en el invernadero y la cosa podría ir a buscar otra cosa con la que deleitarse.

Salvo que todos los demás era lo que le preocupaba. Quizá pudiera encerrarlo en el invernadero, llevarlo hasta allí y luego escabullirse y atrancar la puerta con una barra. Y con suerte, sería la única criatura en la nave, pero lo dudaba. Muy pocos invasores venían solos.

Para no ser más que un gusano gigante con dientes, se movía a toda leche y Linda tenía que darlo todo para mantenerse por delante de él. Se le pasó por la mente apagar la linterna para quizá confundirlo pero, puesto que parecía no tener ojos, la dejó encendida para evitar desorientarse o caer.

Consiguió llegar al invernadero con el tiempo justo para abrir la pesada escotilla y lanzarse al interior antes de que la cosa la siguiera dentro. Había planeado colocarse detrás de la puerta y salir pitando en cuanto la cosa entrara, pero entró tan cerca de sus talones que no tuvo tiempo de hacer nada más que precipitarse hacia delante.

Tal vez atraer a un bicho gigante a un jardín no era la mejor idea, pero ya era demasiado tarde. Necesitaba concentrarse en mantenerse con vida y en salir de ahí.

Siguió por los caminos pero la amplitud de estos le daba a la criatura espacio suficiente para desplazarse rápidamente y estaba ganándole terreno. La baba que chorreaba de su boca le cayó detrás una pierna y supo que tenía que hacer algo. Al diablo con las plantas, su vida tenía prioridad. Salió fuera del camino y entró en un campo diminuto de vete-tú-a-saber-qué plantas. Si pudiera perder a la bestia entre las plantaciones, sería capaz de llegar a la puerta y salir de allí. El invernadero era la zona más amplia de la nave así que tendría un montón de sitio para esconderse.

Sin embargo, en lugar de continuar, la cosa giró con ella, arrojándose sobre las plantas, yendo a por ella. ¿La seguía por el sonido, por olor? O tal vez sintiera su calor corporal. Tampoco es que importase, la verdad. Era capaz de perseguirla allá por donde fuera hasta que la atrapara y parecía estar decidido a hacerlo.

Avanzó dando traspiés, su linterna le proporcionaba la luz suficiente para saltar sobre las plantas más pequeñas y poder colarse entre el resto. Luego algo grande y amarillo pasó por delante del rayo de luz. ¡Girasoles! Si al menos la extraña idea de Karl fuera cierta. Si al bicho no le gustó el haz de luz de una mera linterna, ¿cómo reaccionaría ante la enorme energía de unas plantas que imitaban al sol?

Un hormigueo en la parte posterior de su cuello le hizo caer al suelo cuando el bicho gigante volaba por encima de ella arrancando las cabezas de varios girasoles. Apagó la luz de la linterna, se enroscó en un ovillo e intentó hacerse lo más pequeña que pudo. Sabía que todo había acabado, pero no se lo iba a poner tan fácil a la cosa. Tendría que trabajar duro para encontrarla tan quieta.

Pero no sucedió nada. Todavía podía oír a la bestia, pero no estaba haciendo los mismos sonidos que antes. Sonaba más angustiada. Se desenroscó un poco y encendiendo la linterna, alumbró el punto de donde procedían los ruidos. El bicho se estaba retorciendo y parecía que le costaba respirar. Se arrastraba y se impulsaba a si mismo en su dirección, pero llegando a mitad del camino se derrumbó y dejó de moverse totalmente. Linda esperó cinco minutos para ver si se movía, luego empezó a recolectar girasoles.

Tenía una nave que salvar.

Translation by Miguel Moclán Arpa.

Advertisements
 
2 Comments

Posted by on October 10, 2010 in Ficción española, Online Fiction

 

2 responses to “Sunflowers Translation: Girasoles

  1. Jonszi

    October 10, 2010 at 8:35 am

    I love it!!!!

     
    • Alex

      October 10, 2010 at 8:40 am

      @Jonszi – Gracias! Tenemos que pedir a Miguel que traduzca todos mis cuentos.

       

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: