RSS

Category Archives: Ficción española

Gotta Be Starting Something

My writing career starts today.

Each year for the past three years, I’ve chosen a single word to describe the next step in the 20 year writing plan I came up with in 2007.

In 2007, although I wrote my first novel, I was on sabatical, separating myself from my prior life with its focus on things that had nothing to do with writing.

Then in 2008 and 2009, I backslid. In integrating myself once more into a daily routine, I fell back into old habits, putting too much of my energy into self-help blogging and coaching.

In 2010, I got wise. I decided that the word professional would guide me through the year. And it worked. I focused on my writing, improved my skills and most importantly cut away anything that wouldn’t help me fulfill my writing plans. Yes, I did get a day job, but it was one that I could leave at work, plus my bosses have told me a million times that my job is my job, but it should never get in the way of my writing.

In 2011, I chose consistent as my watchword. Without consistency, a writer is nothing. The only way to build up an income is by producing new work, continually. So I learned to write regulary, even when my muse didn’t feel like it or when life tried to interfere. In that year, I discovered that I need lots of time away from my writing or I resent it. Because of that year of focus on that one aspect of my writing, I’ve developed a pattern of writing that produces lots of words and yet gives me plenty of time off to enjoy time with my husband, my friends and with myself.

My word for 2012 was preparation. It wasn’t an easy year and I wrote very little, but that wasn’t my focus, so it was okay. My preparation included becoming debt-free so that I can save to indie-publish without going into further debt. I balanced my need and desire to write with the other parts of my life. And I read, a lot. I used to run my own business back in my other life and so spent 2012 learning how to apply the principles of running a small business to being a writer in the new publishing paradigm.

The year my word is an active one – the verb start. In 2013, I will publish a short story each month (including a few in Spanish), and one short story collection. I will also prepare two novels for publishing in 2014 and build up the queue of short stories for 2014. I don’t expect instant success, or any success at all. In fact, I expect to fail, over and over. This year is only the beginning. No one can expect to achieve everything at the beginning. Success is something that’ll come in the future.

This year I only need to worry about taking the first steps on the journey to success. I know where I’m headed, but my focus needs to be on the road in front of me, choosing the smoothest, clearest path possible.

And why does that journey start today?

Because today, my first short story of the year is available – in English and Spanish.

They are available in print and electronically at all the usual puchase points:

Bait (ebook):
Amazon: US & India; UK; Germany; Spain
Kobo
Smashwords

Bait (print):
Amazon: US & India; UK; Germany; Spain

El Cebo (ebook):
Amazon: US & India; UK; Germany; Spain

El Cebo (print):
Amazon: US & India; UK; Germany; Spain

And to whet your appetite, here’s the intro to the English version. Enjoy!

It took less than a day for Daniel to fall in love with the city of San Sebastian, and by the end of the third day he never wanted to leave. How his mother had been able to trade this jewel on the sea for dirty, damp northern England, he had no idea. Nor could he figure out why she’d never brought him here for a visit. No matter, though. He was here now and not going anywhere any time soon.

He stretched his arms above his head and sat up, marveling at the view spread out around him. From his towel, he could take in everything beautiful about the city in one sweeping glance, from the rich houses that crept up the side of Mount Igeldo off to the left, to the island Santa Clara in the middle of the bay, which when lit up at night looked like a railroad model, to the Old Part scrunched up against Mount Urgull protected from the worst of the winter storms.

Of course, the selection of mostly naked tanned people enjoying the late September sun also made the view more enjoyable. His own Yorkshire pale skin had just begun to get a hint of the color his mother’s genes had bestowed upon him. With luck, he could rid himself of his near-death pallor before winter settled in.

His eyes settled on a topless old woman whose skin had turned to leather from far too many years of lying on the beach and suppressed a shudder. Mental note: too much sun was a bad thing. The image wasn’t helped by the fact that she’d pushed her deflated breasts to either side as she leaned back in her chair. Did she move them around so as not to leave tan lines? He looked up and realized that she’d caught him staring. Blushing, he looked over at her companion, another old lady who sat fully dressed under a large parasol, her stern gaze on a book that she held out at arm’s length. Daniel smiled. His father had done that until giving in and getting reading glasses.

“It’s my favorite view as well,” the leathery woman said in a British accent that rivaled the Queen for formality.

Daniel’s eyebrows rose in surprise. What were they? A pair of eccentric duchesses taking their holidays here? Set the stern one on the beach a century ago and she would have fit in perfectly.

“Do you come to the city often?” he asked and made an effort to keep his eyes off the leathery woman’s divided cleavage.

She laughed and slapped her companion’s leg. The stern woman responded by turning the page of her book.

“He wants to know if we come to the city often, Rowena.”

The reading woman grunted.

“Young man,” the leathery woman continued, “we came once a long time ago and never left. The city enchanted us. Just like it has you.”

“Never leave? I’m only booked into my hostel for a week.”

Never mind that he’d already decided that he would do whatever necessary to stay. These women didn’t need to know that.

Rowena lowered her book to give Daniel a thorough inspection. He wanted to blush again and look away, but her gaze captured him and wouldn’t let him go. After an eternity, she released him.

“Philomona is correct. You are a part of this city now. It will not give you up easily.”

The surety in her voice gave him the chills despite the heat of the sun and sand.

“How old are you?” Philomona asked out of the blue.

“Twenty-one,” Daniel said, then bit his tongue. What business was it of theirs?

“No girlfriend with you or back home waiting for you?”

This time he did manage to refrain from answering. They were getting too personal.
Philomona laughed.

“You must excuse an old woman’s curiosity. We sometimes forget we are no longer as young as we once were.”

She’d been trying to flirt with him? It took all his control to keep his jaw from falling open. They had to be at least a hundred years old, if not more. Beginning to feel a bit creeped out, he pushed himself to his feet.

“Time to cool off a bit.” He jerked his head in the direction of the water.

“Enjoy,” Philomona said.

He nodded and wandered down to the edge of the waves. As he walked away, he thought he heard Rowena say something along the lines of him being a perfect mix, but he dismissed it as his imagination. A mix of what? And perfect for what? He swam out to one of the rafts that floated in the middle of the bay, and after diving off of it a few times, swam back to the beach. The old women were gone by the time he got there, so he lay down for a nap and a bit more tanning before the sun dropped down behind the mountains off to the west.

Advertisements
 

Space Boy Translation: El Chico Espacial

La lluvia de estrellas pasó por encima de la nave y el salon se llenó con sombras marcadas que barrían el suelo. Karl gritó mientras intentaba capturar sin éxito las formas oscuras que se deslizaban por el cuarto y le recordó a Linda a un perro cazando olas en el mar, incapaz de cogerlas pero incapaz de parar de intentarlo.

Bueno, hace mucho tiempo que Linda no veía un perro o el mar. De hecho, creía que llevaba trece planetas sin ver uno u otro.

Linda volvió a ver los meteoros y deseó compartir el momento con Janelle. Había conocido a esa chica del puerto-espacial en el ultima planeta y entre las reparaciones de la nave de su familia y retrasos en algunas transferencias de carga, Linda pasó cuatro meses enteros conociendo a Janelle. Pero ahora, seis meses más tarde desde el punto de vista de Linda no-sé-cuantos años habrían pasado para Janelle. Claro, como Linda vivía en el espacio en un nave de mercancías, debiá recordar todo sobre la relatividad y cuantos años pasan para la gente en tierra firme pero le daba igual. Solo le importaba que cualquier persona a que conociese en un planeta tendría como mil años y pico antes de que pudiese volver a verla. ¿Qué más da?

Una alerta retumbó en su oído y con un parpadeo puso sus lentillas de comunicación en su sitio. Abrió el mensaje, esperando que sus padres o alguien de la tripulación le hubiese mandado un tarea o algo así. No había nadie más que pudiera comunicarse con ella aquí en la mitad de nada.

¿Te gusta la lluvia de estrellas?

Se levantó y prestó atención al remitente: Chico Espacial. ¿Quién? No reconoció el nombre como apodo que usaba alguien en la tripulación. Intentó mirar los detalles del mensaje pero no había nada. Lo que, claro, era imposible. Alguien le estaba tomando el pelo, aunque no era muy creible. Bueno, seguiría con la broma para saber quién era y qué quería.

Bueno, no tan chulo como otras. Los meteoros del sistema de Kilen son mil veces más guay.

Linda nunca había estado en el sistema planetarío de Kilen y no sabía si había una zona de meteoros alli pero si alguien quisiera burlarse de ella, le contestaría igual de mal.

Mentirosa. Kilen es una mierda. Si quieres ver meteoros super chulos tienes que ir al sistema de Popne.

Mentiroso él. El sistema de Popne estaba en otro lado de la galaxía. ¡Era casí desconocido!

¿Y tú cómo lo sabes? contestó ella.

¡No te tiro en un agujero negro! Puedo llevarte ahí si quieres. Te veo en la planta tres delante del los ascensores de la cubierta de proa.

Vaciló. Debía cuidar a Karl, pero tenía que saber quien estaba burlándose de ella. Echó un vistazo a su hermano quien todavía cazaba sombras. Ir a los ascensores y volver le costaría como diez minutos máximo. Nadie se daría cuenta de que se había ido antes de que volviera. Solo tenía que ir, pillar a este tio y decirle donde podía meterse el sistema de Popne.

¿Karl? Tengo que ir al baño. ¿Estarás bien solo un ratito?

Karl dejo la caza para fulminarla con la mirada. —No soy un bebé. Tengo cinco años ya.

Te veo en cinco minutos. Llegaría en tres pero Linda quería llegar primero.

No salgas del salón— dijo a su hermano —pase lo que pase. Vuelvo ahora mismo. — Se levantó y dirigió tranquila a la puerta. Cruzando en el pasillo empezó a correr. ¿Quién sería?

Iba hacia los ascensores a hurtadillas, despacito cuando casí estaba allí. ¡Descomprimirle! Ya había llegado, dándola su espalda. Y no le reconoció pero había podido ser la ropa que llevaba el chico que paraeciá un tipo de traje espacial ligero super hortera. Le dolían los ojos al verlo. Quien hubiese hecho esto debía currar mucho. Sabía que la tripulación se aburre bastante en los viajes entre planetas pero Linda no podía creer que alguien se hubiese aburrido tanto. Se acercó.

—¿Popne? ¿Desde aquí? Ni hablar.

Habría seguido pero el tío dio la vuelta y Linda no le reconoció para nada. No le conoció y conocía a todos en la nave, ¡toda su vida! Y como la nave estaba entre planetas no debería poder entrar nadie. Parpadeó para ponerse las lentillas en su sitio y dar la alarma, pero vaciló. Quizas no pasaría nada si le hablara un ratito. Quizas descubriría como podía entrar en la nave antes de denunciarle. Y la vacilación no tenía nada que ver que con lo mono que fuera el tío. Para nada.

—Si, Popne. Es super chulo. — le dijo el chico como si su presencia no fuera algo completa y totalmente imposible. —¿Lista?

—No. ¿Y sabes por qué? Porque no se puede ir a Popne en un instante. Además, no te conozco para nada. ¿Por qué crees que viajaría contigo?

—¿No nos conocemos?

—Claro que no.

—Ups.— Miró un artilugio extraño en la muñeca. —Pues, nada. Nos… si… nos veremos muy pronto.

—Si, hombre.— Este tio era muy raro y se estaba poniendo más raro cada momento.

—¿Me haces un favor?— la preguntó.

—¿Qué?

—No me cuentes esta conversación cuando nos conozcamos por primera vez, ¿vale? Odio confundirme así.

—¿Que no haga qué?— Pero no estaba. Linda no tenía claro como pudo escapar tan rápido. En un momento estaba delante y al siguente desapereció.

Volvío hacía el salón y con su hermano pequeño. Las luces de los meteoros debieron hipnotizarla o algo parecido porque no había manera deque todo eso acabara de pasar.

¿O sí?

 
Leave a comment

Posted by on November 9, 2010 in Ficción española, Online Fiction

 

Sunflowers Translation: Girasoles

A friend of mine has translated Friday’s flash fiction into Spanish. I feel so international! 😉

Linda deambulaba por el corredor, se dirigía al invernadero de la nave a buscar un girasol para su hermano pequeño. Creía que si tenía uno de los soles diminutos apretado en su mano mientras dormía, los monstruos no podrían alcanzarlo. Un niño raro, pero a ella no le importaba ir. Todo el mundo estaba cenando y, puesto que como de costumbre empezaron una de sus charlas súper aburridas sobre qué tipo de planeta sería el siguiente que iban a encontrar, Linda se ofreció voluntaria para ir y conseguir la flor de seguridad de Karl. Era mejor estar sola que escuchar a sus padres y a la tripulación cacarear.

Pensó en llevar a Karl una flor seca toda llena de pipas. Dejarlo dormir sobre las cáscaras puntiagudas toda la noche. Pero eso sería…

Las luces se apagaron y ella se quedó inmóvil.

Las luces nunca se habían apagado. Tenía que suceder algo verdaderamente malo. Sus años de simulacros de emergencia asumieron el control y mientras su parte consciente empezaba a entrar en un pánico tremendo su cuerpo ya se había acercado a la pared y a tientas encontró uno de los packs de emergencia de donde sacó una linterna y dejó el kit de respiración y el traje presurizado. Se negó completamente a barajar la posibilidad de que hubiera una brecha en el casco mientras encendía la linterna y volvió al centro de la nave casi corriendo. Lo que fuera que hubiese sucedido con las luces, no había agotado la electricidad de toda la nave porque todavía podía sentir el rumor del motor.

Giró a la izquierda en el primer cruce de pasillos y se dio de bruces con un cuerpo. Un cuerpo muy, muy largo. En frente de ella, el haz de luz de su linterna reveló un muro de carne viscosa. Cada vez que la luz tocaba la piel, esta retrocedía y la criatura emitía un rugido incluso más fuerte. Con un rápido movimiento la cosa se giró y la encaró. Bueno, encararse no es la palabra correcta. En realidad no tenía cara, solo una boca entreabierta llena de dientes de la que chorreaba más baba. Rugió y emitió un sonido siseante como si la luz le estuviera hiriendo y lanzó una dentellada en dirección a Linda.

Ahogó un grito y salió corriendo por el mismo camino por el que había llegado. La criatura se lanzó sobre ella mientras sus rugidos se convertían en resoplidos contenidos. Era un cazador y ella era la presa. Pero que la comiera no entraba dentro de su lista de prioridades. Quizá pudiera encerrarse en el invernadero y la cosa podría ir a buscar otra cosa con la que deleitarse.

Salvo que todos los demás era lo que le preocupaba. Quizá pudiera encerrarlo en el invernadero, llevarlo hasta allí y luego escabullirse y atrancar la puerta con una barra. Y con suerte, sería la única criatura en la nave, pero lo dudaba. Muy pocos invasores venían solos.

Para no ser más que un gusano gigante con dientes, se movía a toda leche y Linda tenía que darlo todo para mantenerse por delante de él. Se le pasó por la mente apagar la linterna para quizá confundirlo pero, puesto que parecía no tener ojos, la dejó encendida para evitar desorientarse o caer.

Consiguió llegar al invernadero con el tiempo justo para abrir la pesada escotilla y lanzarse al interior antes de que la cosa la siguiera dentro. Había planeado colocarse detrás de la puerta y salir pitando en cuanto la cosa entrara, pero entró tan cerca de sus talones que no tuvo tiempo de hacer nada más que precipitarse hacia delante.

Tal vez atraer a un bicho gigante a un jardín no era la mejor idea, pero ya era demasiado tarde. Necesitaba concentrarse en mantenerse con vida y en salir de ahí.

Siguió por los caminos pero la amplitud de estos le daba a la criatura espacio suficiente para desplazarse rápidamente y estaba ganándole terreno. La baba que chorreaba de su boca le cayó detrás una pierna y supo que tenía que hacer algo. Al diablo con las plantas, su vida tenía prioridad. Salió fuera del camino y entró en un campo diminuto de vete-tú-a-saber-qué plantas. Si pudiera perder a la bestia entre las plantaciones, sería capaz de llegar a la puerta y salir de allí. El invernadero era la zona más amplia de la nave así que tendría un montón de sitio para esconderse.

Sin embargo, en lugar de continuar, la cosa giró con ella, arrojándose sobre las plantas, yendo a por ella. ¿La seguía por el sonido, por olor? O tal vez sintiera su calor corporal. Tampoco es que importase, la verdad. Era capaz de perseguirla allá por donde fuera hasta que la atrapara y parecía estar decidido a hacerlo.

Avanzó dando traspiés, su linterna le proporcionaba la luz suficiente para saltar sobre las plantas más pequeñas y poder colarse entre el resto. Luego algo grande y amarillo pasó por delante del rayo de luz. ¡Girasoles! Si al menos la extraña idea de Karl fuera cierta. Si al bicho no le gustó el haz de luz de una mera linterna, ¿cómo reaccionaría ante la enorme energía de unas plantas que imitaban al sol?

Un hormigueo en la parte posterior de su cuello le hizo caer al suelo cuando el bicho gigante volaba por encima de ella arrancando las cabezas de varios girasoles. Apagó la luz de la linterna, se enroscó en un ovillo e intentó hacerse lo más pequeña que pudo. Sabía que todo había acabado, pero no se lo iba a poner tan fácil a la cosa. Tendría que trabajar duro para encontrarla tan quieta.

Pero no sucedió nada. Todavía podía oír a la bestia, pero no estaba haciendo los mismos sonidos que antes. Sonaba más angustiada. Se desenroscó un poco y encendiendo la linterna, alumbró el punto de donde procedían los ruidos. El bicho se estaba retorciendo y parecía que le costaba respirar. Se arrastraba y se impulsaba a si mismo en su dirección, pero llegando a mitad del camino se derrumbó y dejó de moverse totalmente. Linda esperó cinco minutos para ver si se movía, luego empezó a recolectar girasoles.

Tenía una nave que salvar.

Translation by Miguel Moclán Arpa.

 
2 Comments

Posted by on October 10, 2010 in Ficción española, Online Fiction